ALIMENTACIÓN Y NORMAS DE HIGIENE ALIMENTARIA EN EL EMBARAZO 

, Domingo 10 de Noviembre de 2019

 

Cuando hablamos de alimentación en el embarazo nos surgen principalmente dos dudas: qué puedo o no comer y cuánto para mantener una dieta saludable. Esto hace que aconsejar a las embarazadas sobre alimentación y normas de higiene dietética sea primordial para el mantenimiento de un embarazo saldable y seguro desde el punto de vista alimentario.

Nutrición Embarazo_Farmacia I+

Dichas normas generales de prevención deben ser fáciles de entender y de seguir para reducir el riesgo de infección en un momento tan vulnerable como es el embarazo, haciendo énfasis en los alimentos que deben evitarse y las prácticas correctas de manipulación de alimentos y de higiene para evitar contaminaciones cruzadas:

Aunque En España, la incidencia de las principales enfermedades transmitidas por consumo de alimentos contaminados en el embarazo es baja, éstas provocan graves complicaciones tal y como se ha visto recientemente con el caso de la listeriosis. Entre dichas enfermedades con importantes consecuencias negativas para el embarazo se encuentran toxoplasmosis, anisiakasis, salmonelosis, hepatitis E, brucelosis y listeriosis.

Los alimentos que deben evitarse son:

- Carnes crudas, poco cocinadas o curadas (carpaccios, embutidos) por el riesgo de toxoplasmosis. Podrán ser consumidos tras someterlos a congelación -18ºC durante al menos 72 horas.

- Carnes procesadas o derivados cárnicos en lonchas. Sí podrán ser consumidos tras su calentamiento por encima de los 71ºC.

- Crudos, ahumados o marinados, así como moluscos (ostras, almejas y mejillones). Se considera seguro el consumo de pescados en crudo cuando éstos han sido congelados a -20ºC durante 24 horas, o a -35ºC un mínimo de 15 horas.

- Pescados con alto contenido en mercurio como atún, pez espada, lucio o tiburón (cazón, marrajo, pintarroja, tintorera y mielgas), perjudicial en el desarrollo del bebé. 

- Leche cruda y quesos hechos de leche cruda por el riesgo de listeriosis. En la etiqueta debe poner específicamente que son hechos con leche pasteurizada para poder ser consumidos de forma segura en el embarazo.

- Huevos crudos y cualquier alimento elaborado con éstos, tal como mayonesa, aliolis, merengues, muses y otros postres. Los huevos deben ser certificados, conservados en el frigorífico y lavados justo antes de su consumo.

Nutrición Embarazo (II)_Farmaca I+

Así como limitar el consumo de patés y derivados del hígado por su alto contenido en vitamina A, que en exceso puede ser igualmente perjudicial para el desarrollo del bebé.

Por otro lado para minimizar los riesgos de contraer enfermedades por consumo de alimentos contaminados se deben seguir las siguientes normas de higiene alimentaria:

- Lavado de manos con jabón y agua caliente, un mínimo de 20 segundos, antes y después de manipular alimentos especialmente los crudos, material sucio (pañales, basura, heces de animales, ropa interior) y tras usar el cuarto de baño.

- Las superficies, los utensilios y las manos se deben lavar a fondo tras entrar en contacto o manipular cualquier alimento crudo, tales como carne, pescado, frutas y verduras

- El refrigerador debe mantenerse a la temperatura correcta de máximo 4ºC

- Cocinar de forma completa los alimentos, alcanzando 71ºC durante un minuto mínimo, hasta que el centro del alimento cambie de color. Se aconseja el uso de termómetros de cocina para garantizar que se ha alcanzado la temperatura indicadaUna vez cocinados los alimentos deben guardarse en el refrigerador en recipientes individuales, separados de alimentos crudos y quesos, debiendo ser consumidos en el menor tiempo posible. Las sobras de comida no deben consumirse frías, deben alcanzar 75ºC en su calentamiento.

- Respetar le fecha de caducidad, advertencias y condiciones de uso de los alimentos precocinados.

- Las verduras, hortalizas y frutas deben lavarse exhaustivamente y desinfectándose con productos específicos siguiendo adecuadamente las instrucciones de uso del fabricante incluyendo las envasadas y en establecimientos de restauración.

- Retirar corteza de todos los quesos

Entonces, ¿cuánto deben comer las embarazadas?  ¿Cuánto tienen que aumentar su ingesta calórica? Eso dependerá del peso con el que cada mujer inicia el embarazo.  Las mujeres con normopeso tendrán requerimientos nutricionales diferentes a aquellas que lo comienzan con bajo peso o sobrepeso. Mejorar la calidad de la dieta influye sobre la salud de la madre y su bebe y reduce los riesgos asociados al embarazo tanto por exceso (diabetes gestacional, hipertensión arterial) como por defecto (riesgo de parto prematuro, bebé de bajo peso al nacer) por lo que buscar asesoramiento sobre nutrición en el embarazo es siempre recomendable. Unas pautas sencillas de fácil cumplimiento serian:

Nutrición Embarazadas_Farmacia I+

- Hacer 5 o 6 comidas al día, tres comidas principales, desayuno, comida y cena, dos snacks, almuerzo y merienda y si se desea antes de acostarse un lácteo. 

- Aumentar el consumo de verduras, hortalizas y frutas, representando éstas la mitad de la totalidad de la comida presente en el plato. Cuanta más variedad mejor. No se consideran pertenecientes a este grupo las patatas, batatas, guisantes. Las frutas se consumen enteras, ya que los zumos, aunque sean exprimidos en casa no se considerarán frutas como tal.

- Los cereales representarán la cuarta parte de la totalidad de la comida del plato. Se escogerán preferiblemente cereales integrales, pan integral, pasta integral, arroz integral, limitando el consumo de cereales refinados. Se evitarán los dulces y productos azucarados.

- Las proteínas ocuparán el cuarto restante del plato. Se deberán escoger las proteínas de mejor calidad, aves, huevos, pescados, legumbres y frutos secos, reduciendo el consumo de quesos y carnes rojas. Se evitarán carnes procesadas, beicon y embutidos. A ser posible las proteínas vegetales tendrán mayor importancia. La leche y los lácteos se limitarán a 1 o 2 porciones al día.

- Las grasas deberán ser procedentes de fuentes vegetales, tales como el aceite de oliva y/o girasol para cocinar y en ensaladas ya que son los mas saludables. Se limitará el uso de mantequilla y margarinas.

- El agua será la bebida de elección para satisfacer la sed, evitándose las bebidas azucaradas, zumos y refrescos. Se escogerá agua, té o café a ser posible sin azucarar. El límite de cafeína diaria recomendada se sitúa en 200 mg. Por lo que no se deberá superar esta cantidad.

Por último, recordar, que una alimentación sana debe ir siempre acompañada de ejercicio moderado, por lo que se remienda a las embarazadas que se mantengan activas dentro de los limites marcados por el profesional sanitario encargado de su embarazo.

María Terry

Matrona y Asesora en lactancia

Cofundadora de Santamaría Matronas