¡Entrevistamos a Raquel Rostro!

Martes 26 de Julio de 2022

Médico internista, mujer de Cisco García y mamá de Gonzalo y Álvaro, Raquel Rostro se ha convertido en un auténtico descubrimiento. Nos hemos querido acercar un poco más a esta cordobesa de corazón para intentar descubrir quién se esconde realmente detrás de todo lo que nos muestra a través de su perfil de Instagram. Y nos hemos encontrado a una mujer a la que le apasiona su profesión, a la que le sobra empatía con quienes ponen en sus manos lo más preciado que tienen -la vida- y que tiene muy claro que hay que asumir lo que la vida te tenga preparado, apretar los dientes y seguir adelante. ¡Te invitamos a conocerla!

Entrevista Raquel Rostro 1_Farmacia I+

Comencemos por el principio. ¿Quién es Raquel Rostro?

Tengo 32 años y soy médico internista. Nací en Alicante pero he vivido desde muy pequeña en Córdoba, y la verdad que me siento cordobesa de corazón. La medicina es mi gran pasión aunque el deporte y viajar son otros de los grandes pilares de mi vida.

La vida a veces te pone trabas en el camino, y tanto Cisco como tú habéis tenido que hacer frente a una muy importante tras el accidente que tuvo. ¿Cuál es el mayor aprendizaje que has sacado de toda esa situación?

Que todo se puede sacar si tienes aguante y buena actitud. No podemos controlar las circunstancias que nos rodean, pero si cómo nos afectan. Hay veces que todo pinta muy negro  y parece que no vas a poder levantarte, pero podemos con más de lo creemos porque somos  más fuertes de lo que pensamos.

¿Cuál fue el mejor consejo que te dieron cuando tuvisteis que hacer frente al accidente y a sus consecuencias?

La gente era muy prudente y era una situación que nadie había vivido en mi entorno. Fuimos aprendiendo todo con la experiencia, probando cosas, cayéndonos, equivocándonos. Yo creo que en la vida no hay una fórmula mágica, a cada uno le vale una cosa y tenemos que ir encontrando nuestro camino y lo que mejor nos funciona. Lo que si me sorprendió a los meses  es que la vida en silla era muy diferente a lo que imaginábamos.

Entrevista Raquel Rostro 2_Farmacia I+

¿Qué es la revolución silenciosa?

Es un concepto al que le tengo mucho cariño y una de las cosas que más nos motivan. Cuando viajamos en avión, o en tren o en las colas de los conciertos, es bastante infrecuente que nos crucemos con otras personas con discapacidad. Como amantes del tenis hace poco estuvimos   en un torneo en Madrid y un pareja se nos acercó para decirnos que era la primera vez que se atrevían a ir con tanta gente, que siempre les había gustado el tenis pero que nunca habían dado el paso hasta que no nos vieron en redes. Eso es bonito, es muy bonito. En unos años, ojalá esto cambie y no nos llame la atención ver a un chico en silla comprando pan en el supermercado o una chica amputada siendo la reina de la pista en la discoteca. De igual forma  si existen otros problemas, sean el motivo que sea, asumirlo como ha venido, apretar los dientes y seguir haciendo camino.

Ejerces tu profesión de médico en cuidados paliativos, ¿Por qué esta parcela de la medicina y no otra?

Siempre me ha llamado la atención. Desde que pisas el hospital estás en contacto con pacientes en situación terminal y con sufrimiento tanto físico como por otros motivos. En mi proceso de formación como residente elegí como optativa la rotación en la unidad de cuidados  paliativos del Hospital Universitario de Badajoz. Esos meses me marcaron mucho, en parte creo que porque tuve mucha suerte con el equipo que trabaja allí. El poder controlar, paliar o mejorar esa situación me pareció una cosa tremendamente importante, que daba mucho sentido a nuestra labor. La medicina, por desgracia, no puede curar en todos los casos, pero siempre hay opción de cuidar, acompañar y no abandonar jamás.

¿Qué es lo más difícil de tu día a día trabajando en cuidados paliativos?

El abordaje paliativo sirve también para solventar problemas que son reversibles pero es evidente que nuestros pacientes se encuentran en una situación de enfermedad avanzada, sin posibilidad de tratamiento específico, o de final de vida por lo que el tiempo para nosotros no juega a favor y la idea de muerte está presente. Los pacientes no son un diagnóstico y un número de historia clínica. Son una biografía, su familia, su entorno… es algo mucho más complejo, es un privilegio poder estar en primera línea en unas circunstancias tan importantes  y, en muchas ocasiones, es difícil evadirse. Hay conversaciones verdaderamente sinceras y también hay despedidas dolorosas.

Entrevista Raquel Rostro_Farmacia I+

¿Trabajar en paliativos te hace valorar más la vida de alguna manera?

Sin duda te ofrece un abanico para valorar la vida mucho más amplio. Cuando recibí la llamada  en la que un amigo me dijo que Cisco había tenido un accidente, me puse de camino a Austria  sin saber exactamente la gravedad de lo sucedido; no sabía si estaría consciente o no, si sería  capaz de reconocerme o no, si respiraría de forma autónoma… Se te pasan muchas cosas por la cabeza después de todas las vivencias que tienes. Cuando entré a la habitación, me sonrió y levantó sus brazos sentí un alivio tremendo. Podría ver, sentir, abrazarme, podríamos entrar  y salir -con mayor o menor dificultad- pero lo importante es que, gracias a Dios, teníamos mucha vida por delante.

¿Se aprende a vivir cuando uno trabaja en esta área tan concreta de la medicina?

Se aprende a vivir y se aprende a integrar el momento de la muerte como parte más de la vida. Sin duda te ayuda a relativizar todo, a quitar importancia a cosas que realmente no la tienen. Me han pasado cosas muy emotivas en paliativos. En varias ocasiones me ha sucedido  que, acudiendo a valorar a un paciente, he visto que tenían en la mesilla de la habitación el libro de Cisco y me contaban lo mucho que significaba para ellos. En ocasiones, el paciente no  sabía que yo era su mujer, pero en muchas otras sí. Recuerdo un día que entré a ver a un paciente que era un chico joven y al verme se emocionó mucho. Su madre me dijo que seguía     mucho a Cisco y que verme había sido como una señal.

Entrevista Raquel Rostro 4_Farmacia I+

A pesar de los avances de los últimos años, ¿en qué momento se encuentran en estos momentos las unidades de paliativos de los hospitales españoles?

Todavía queda mucho por mejorar. En la unidad de Cuidados Paliativos del Hospital Reina Sofia de Córdoba, que es donde actualmente trabajo, hemos crecido mucho y atendemos cada vez a más pacientes. Pero, a pesar de ello, hay zonas rurales y otras provincias que no tienen la misma suerte y no todos los pacientes tienen acceso a estos cuidados. Además, a diferencia de  de otros países del mundo, en España no está reconocida la especialidad como tal por lo que el camino resulta aún más complicado.

¿Cómo ayudan los cuidados paliativos a los familiares?

Con el mismo protagonismo que lo hacen con el paciente. No se conciben los cuidados paliativos sin el cuidado al paciente y de todo su entorno. El abordaje es multidisciplinar y hay que remar a una con el equipo de enfermería, psicólogos, trabajadores sociales, médicos… Hay que cuidar todas las esferas. Los cuidadores, sean familia o no, son una pieza clave.

¿Qué se aprende en una unidad de cuidados paliativos que no te enseñan en la Facultad de Medicina?

Cuando los estudiantes vienen a rotar con nosotros, una de las cosas que más les sorprende es  el manejo de la información. En una ocasión recuerdo que el estudiante me pregunto “pero,
¿los conoces?”. Yo no conocía de nada a esa familia, y quizás era el cuarto o el quinto paciente con el que trataba ese mismo día. Pero,  para cada paciente, para cada familia… el momento en el que estás dando una mala noticia o estás explicando en qué situación nos encontramos es quizás uno de los momentos más importantes de su vida, porque se trata de su vida, o de la de su madre o de la de su padre o hermano… Y hay que abordarlo con el respeto que merece.  Es fundamental, sea la especialidad médica que sea, saber informar correctamente, con profesionalidad y con humildad.

Entrevista Raquel Rostro 6_Farmacia I+

¿Cómo compaginas tu vida profesional con la maternidad?

Es complicado compaginarlo todo. Espero que las leyes con respecto al tema se vayan revisando y consigan ser algo más realistas. Nosotros tenemos la suerte de vivir en la misma ciudad que nuestras familias y ahí tenemos una mano importante.

En redes te vemos disfrutar con los platos que prepara Cisco, ¿cuidas de alguna manera tu alimentación?

¡Está hecho todo un cocinillas! La verdad es que disfruta mucho con la cocina, ¡y yo con que la cocine! Somos conscientes de la importancia de la alimentación y seguimos un modelo de dieta mediterránea: verduras y legumbres, la fruta, el pescado, el arroz y los frutos secos, además el aceite de oliva… ¡que eso no puede faltar en casa! El tema de tener buenos hábitos en la alimentación, no solo es por Cisco y su rendimiento como deportista sino por salud. Gonzalo, teniendo los caprichos esperables de niño, es un amante de los ‘platos de cuchara’ y de la fruta, ¡sobre todo de la fruta!

¿Tienes alguna rutina de cuidados beauty?

Me resulta imposible acostarme sin tener la cara bien limpia y dedicar unos minutos a eso. Nunca salgo de casa sin protección solar en la cara. Y ahora, con el embarazo, también cuido mucho tener la piel bien hidratada.
137.000 seguidores en Instagram ¿Pensaste en algún momento que te zambullirías en el mundo de las redes sociales?
No lo pensé, no (sonríe). La verdad que ha ido surgiendo todo sobre la marcha y aún me sigue sorprendiendo que nos paren por la calle y nos den tanto cariño. Tenemos mucha suerte.

¿Qué es lo que se guarda Raquel para ella y para quienes la conocen en las distancias cortas y no a través de una pantalla?

Realmente en redes se ve una parte muy pequeña de lo que vivimos. La esencia es la misma pero en redes se ve en trazo gordo, tampoco puedes ir al detalle porque el día tiene 24 horas  y lo que se muestra son solo instantes.

Entrevista Raquel Rostro 7_Farmacia I+

¿Cuál es la imagen que quieres que tus seguidores tengan de ti? ¿Y qué imagen crees que tienen?

Una imagen de normalidad. Hoy en día, las redes sociales están llenas de vidas irreales, de lujos, de placeres… La vida no es eso. La vida real tiene momentos en los que hay que apretar  los dientes porque hay rutinas y hay sacrificio. Porque las cosas importantes siempre requieren esfuerzo.

Raquel, para terminar, ¿qué le pides a la vida?

Esto va a sonar muy a señora mayor, pero le pido salud para poder vivirla y disfrutarla. No sabemos lo importante que es hasta que nos falta. El embarazo de Álvaro ha sido una locura y el primer trimestre ha sido bastante malo, en varias ocasiones pensábamos que lo habíamos perdido. Al final todo, poco a poco, se ha ido encauzando y si todo va bien nacerá en junio. Pido que él esté fuerte y sano y que el resto de mi familia también.