¡Entrevistamos a Cristina Mitre!

Martes 11 de Enero de 2022

Charlar con Cristina Mitre (Gijón, 1977) es un auténtico lujo. Y es que esa niña que soñaba con ser periodista y se imaginaba contando historias desde una trinchera como corresponsal de guerra ha dejado paso a una mujer fuerte, decidida y profundamente entusiasta que, un buen día, con una carrera más que consolidada en el mundo editorial a sus espaldas, decidió apostar por dar una oportunidad a su proyecto personal y verlo crecer. ¡Y vaya si lo ha conseguido! Hoy, Cristina Mitre se ha convertido en la reina del podcast, un mundo en el que sigue compaginando el periodismo con la belleza y la cosmética, sus otras dos pasiones. ¡Te invitamos a conocerla!

Cristina Mitre 4_Farmacia I+

Empecemos por el principio, ¿quién es Cristina Mitre?

Según dice mi bio de Instagram, soy periodista, podcaster, conferenciante y autora de Mujeres que corren y Correr es vivir a tope de power. En estos 20 años de carrera profesional, yo que vengo del mundo de las revistas, he pasado por todo tipo de etiquetas: directora, periodista, escritora, pasando por bloguera, influencer… ¡de todo! Al final, me suelo presentar como periodista y creadora de contenido. 

¿En qué momento te das cuenta de que lo tuyo era contar historias?

Siempre tuve la inquietud de contar historias, algo que me imagino que es algo muy humano; todos tenemos esa necesidad de compartir. En mi caso, empezó cuando a los 9 años pedí una grabadora por Reyes para poder ir a las visitas que organizaba el colegio y luego hacer mis trabajos. Todo empezó justo ahí.

¿Cómo nace The Beauty Mail by Cristina Mitre?
Comienza cuando empiezo a trabajar en la revista ELLE. Cuando se fusionó tanto la redacción como la redacción online tuve la inquietud de explorar un poco más el mundo online. Entonces, con una plantilla de WordPress saqué el blog The Beauty Mail. En aquellos momentos nos gustaba ponernos nombres de este estilo; sin pensar ni en el SEO, obviamente. 

El nombre viene de Daily Mail, que es un periódico -un tabloide- inglés y pensé en hacer un diario de la belleza. Hubiera sido mucho más fácil ponerle El Blog de Cristina Mitre. Por eso mi podcast se llama El Podcast de Cristina Mitre, porque es la manera en la que todo el mundo lo iba a buscar en Google. Pero bueno, en aquella época era más una ensoñación que pensar que The Beauty Mail se iba a convertir en el proyecto que es hoy.

Cristina Mitre 2_Farmacia I+

¿Qué queda de aquella joven estudiante de periodismo que quería ser Corresponsal de Guerra y soñaba con escribir crónicas apasionantes desde la trinchera?

Creo que de esa estudiante de periodismo queda mucho; queda la ilusión, el amor por mi profesión; esa pasión por contar historias… Afortunadamente creo que aún hay mucho de esa estudiante en el trabajo que hago hoy en la búsqueda de historias basadas en el rigor y en intentar acercar la ciencia y luego dar luz sobre esos temas que yo considero importantes y que llegan a tantas mujeres. 

¿Cómo pasas a ejercer el periodismo de la mano de la cosmética, la belleza, el bienestar, tus otras grandes pasiones?

Realmente, al final sigo tratando los mismos temas desde que hace 20 años empecé mi carrera profesional. Antes lo hace en una revista y ahora lo hago en el universo online y lo hago cada domingo a través de mi podcast. Siempre he escrito sobre el universo de la belleza, donde siempre digo que hay muchísima ciencia. Los temas de mi podcast son siempre los mismos: fitness, nutrición, bienestar, salud de la mujer... Al final, creo que abordo un poco el universo de las revistas femeninas llevada al formato del podcast. 

¿Cómo y por qué nace ‘Mujeres que corren’?

Mujeres que corren nació como un hastag. (Sonríe). Realmente era un hastag que yo utilizaba primer un twitter para animar a las mujeres a hacer ejercicio, compartiendo con ellas mis aventuras y desventuras en mallas y zapatillas -cualquier que no corra desde las clases de educación física en el instituto sabe a lo que me refiero-. Cuando empecé a correr en 2009 no había tantas corredoras populares y vi que era una manera de poder compartir todo eso que yo estaba descubriendo a través del running. Con solo 25 años, te enfrentas al que posiblemente haya sido el momento más duro de tu vida.

¿Qué fue lo primero que pasó por su mente cuando tomaste conciencia de que el cáncer se había colado en tu vida?

Al principio, cuando recibes el diagnóstico te quedas un shock porque no te esperas ni tener que oír la palabra cáncer ni que, además, fuese un cáncer de ovario siendo tan joven, porque no era nada común. 

Yo lo que hice fue sencillamente confiar y, como los corredores, fui quemando etapas intentando visualizarme llegando a la meta; pasando por cirugías y confiando en el equipo médico. Tampoco me recreé mucho pensando por qué me había pasado a mi porque realmente tampoco tuve demasiado tiempo para hacerlo. 

Cristina Mitre 3_Farmacia I+

¿Qué recuerdas de todo el proceso? ¿Hubo algún momento en el que empezaste a sentir que estabas normalizando el miedo?

Creo que el miedo no te lo sacudes nunca, sobre todo porque pasé por el cáncer muy joven y no me hice el test genético hasta más 20 años más tarde, por lo que siempre tienes ese miedo de que vuelve a aparecer o de que esté ligado al cáncer de mama porque era un cáncer hormonodependiente. 
Ese miedo estaba ahí cada vez que había que hacer pruebas, cada vez que tenías que pasar por un TAC o una revisión; el miedo va contigo pero aprendes a manejarlo y a no dejar que domine tu vida. 

Después de una importante y consolidada trayectoria en el mundo del periodismo aunando esa pasión por contar historias con la belleza y la cosmética, en Septiembre de 2016 decides parar y centrarte en tu blog y en otros proyectos de carácter más personal, ¿qué pasó para que tomases esa decisión? ¿Se trató de una necesidad de cambiar tu rumbo profesional o más de buscar otras vías de crecimiento personal?

En 2016 llegó un momento en el que todos mis proyectos paralelos a mi trabajo se habían hecho tan grandes que era imposible gestionar las conferencias, los libros que tenía que escribir, el trabajo para la Fundación Unoentrecienmil, con un trabajo a jornada completa, dirigiendo dos revistas -una en España y otra en Portugal-. En ese momento pensé que si no le dedicaba a mi proyecto personal el tiempo que se merecía, nunca sabría realmente si podría hacerlo crecer. 

Fue entonces cuando tomé la decisión de que era el momento de abandonar las revistas y dedicarme 100% a mi proyecto digital. Yo no me reinventé, como dicen muchas veces, porque no cambié  de sector; la diferencia es que pasé de trabajar en una redacción a trabajar de manera freelance, compaginando un poco el mundo editorial con el mundo digital. 

¿No te da vértigo el hecho de saber que tus consejos, tus vivencias, tus inquietudes son seguidas por miles de personas totalmente entregadas?

Más que vértigo lo que siento es una tremenda responsabilidad porque sé que hay mucha gente que confía en lo que los expertos comparten en él. Soy consciente del altavoz que da un podcast que solamente en el mes de septiembre ha generado medio millón de escuchas. La gente nos presta muchísima atención, por lo que soy muy cuidadosa con mis invitados, con el enfoque que le doy a los temas, etc. 

¿Eres muy exigente contigo misma?

Soy exigente, pero he aprendido a soltar el acelerador. Creo que mi mayor problema más que el nivel de exigencia es mi entusiasmo; es lo que consigue agotarme. El entusiasmo es un gran motor, lo que pasa es que cuando eres tan entusiasta y tienes tanto arranque como yo, puedes llegar a agotarte tú sola. Para mí, mi mayor dificultad es eso, ser capaz de poner coto a esas ganas que tengo de hacer cosas. 

¿Qué le hace a Cristina Mitre perder los nervios?

(Risas). Todas las labores administrativas que van con esto y que no se ven cuando eres feelance o montas tu propia empresa. A mí lo que me gustaría es estar todo el día grabando y haciendo entrevistas, aunque para poder hacer eso también hay muchísimo trabajo que no se ve y que hay que hacer en el día a día: facturas, administración… todas esas osas que no se ven pero que también son importantes. 

¿Cómo es un día en tu vida?

Un día en mi vida es como un Matrix porque sino grabo podcasts, estoy escuchando podcasts o documentándome para mis podcasts. Paso muchas horas trabajando en este contenido. Lo que no es negociable, por ejemplo, es dedicarme un rato para mí. Dedicarme un rato para mí puede ir desde salir a darme un buen paseo, salir a correr, ir al gimnasio… El ejercicio no es negociable; es como lavarme los dientes o respirar. Algo tengo que hacer; no siempre con la misma intensidad, pero siempre el ejercicio está presente en mi día a día… ¡además de escuchar mucho podscast! 

¿Cómo cuidas tu alimentación? ¿Y tu bienestar físico?

Gracias a este trabajo he tenido la enorme fortuna de hablar con muchísimos nutricionistas y expertos en nutrición y, si te soy sincera, tampoco me genera un esfuerzo sobrehumano cuidar mi alimentación. No llevo una planificación nutricional, como mucha verdura, mucha legumbre; mucha fruta; bebo agua, también tomo café que me gusta mucho; el chocolate negro es mi vicio; yogur natural, que me encanta; y, de vez en cuando, fuera de la normal, me doy algún capricho, que es la excepción y no la normal. Tengo una máxima que es, si no lo compro, no lo como. Entonces, evito que en mi despensa haya cosas que no debería comer, como los ultraprocesados. 

Creo que llega un momento en el que cuando has educado tu paladar todo es más fácil. Evidentemente, es muy difícil que, de pronto, te apetezca comer brócolis hechos al vapor, pero se te trabajas los platos, si haces bonitas las presentaciones, si lo haces con mimo y cuidado, al final esas cosas te apetecen. Eso no quita para que algún día te tomes algo que no comas habitualmente como, por ejemplo, una hamburguesa o una pizza.

¿En qué proyectos está metida Cristina Mitre a corto y medio plazo?

En cuanto a proyectos, pues sigo con mi podcast. Me gustaría volver a escribir; tengo un proyecto de no ficción sonora para explorar otro tipo de narrativa en formato podcast. ¡Tengo un montón de cosas que me apetecen hacer! El mayor reto es encontrar los huecos porque, al final, el día a día termina comiéndote un poco. 

Cristina Mitre 4_Farmacia I+

Formas parte de esas mujeres conocidas que ha reconocido abiertamente que ha decidido no ser madre. ¿En qué punto crees que está, en estos momentos, la sociedad cuando hablamos del respeto hacia quienes reclaman su derecho a no apostar por la maternidad? 

Decidí no ser madre porque la naturaleza no me lo puso nada fácil y era un reto para la fertilidad. Probablemente, si hubiese sido más sencillo, lo hubiese intentado; pero era una cuestión tan complicada que realmente lo que hice fue aceptar que no sería madre. La verdad es que no sé si el hecho de haber tenido una enfermedad tan grave siendo tan joven me ha hecho ver todo ese asunto de la maternidad desde otra perspectiva. He hablado mucho sobre esto en mi podscast y en mi blog. 

Creo que hoy ya se habla mucho más del hecho de decidir no ser madre y, bueno, no sé si es por el hecho de que yo estoy ya en otra etapa vital, pero la maternidad no es algo que me duela -aunque realmente tampoco es algo que me haya dolido-. Me parece más interesante para las mujeres de mi edad ayudarlas y prepararlas para lo que viene, que es la perimenopausia y la menopausia porque yo, con 44 años, estoy ya más cerca de eso que del hecho de ser madre. 

Para terminar, ¿qué le pide Cristina Mitre a la vida?

Aunque suena a tópico, lo que le pido a la vida es salud. El resto ya me esfuerzo yo pon conseguirlo; también por preservar la salud; por dormir bien; por intentar gestionar el estrés; por hacer ejercicio; por llevar una dieta en mi día a día… La salud es lo más importante; el resto es accesorio.