¡Entrevistamos a Teresa Perales!

Lunes 11 de Octubre de 2021

Siente verdadera pasión por la vida. Cada palabra, cada gesto, lo demuestra. Sus ojos no dejan de brillar. Su voz suena a orgullo, a satisfacción, pero también a esfuerzo y dedicación. Ella es Teresa Perales, deportista de élite con un palmarés deportivo a sus espaldas envidiable. Este otoño recibirá el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2021, convirtiéndose así en la primera deportista paralímpica que recibe un reconocimiento tan importante. ¡Te invitamos a conocerla!

Teresa Perales 1

Nadadora, expolítica, escritora… pero, ¿quién es realmente Teresa Perales?

Una mamá leona… me quedo con eso. Es de lo que más orgullosa me siento.

¿Por qué decide Teresa Perales convertirse en madrina del Instituto Nacional de Asma Grave?

El asma es una enfermedad a la que no le damos mucha importancia; de hecho, nos parece una enfermedad menos, como residual, es decir, una enfermedad que creemos que es de las que no dificulta la vida de las personas. Sin embargo, hay millones de personas en el mundo que tienen asma. Yo soy asmática desde que era pequeña y he convivido con la enfermedad perfectamente. Hay muchísimos deportistas que padecen la enfermedad, y esto parece que es algo que choca un poco. 

Cuando me hicieron la propuesta de convertirme en madrina del Instituto Nacional de Asma Grave me pareció un proyecto muy interesante y por eso accedí; además de porque conozco la enfermedad de primera mano.

¿Cómo compaginas el hecho de tener asma con la natación? ¿Tienes que prepararte de alguna manera?

Hay nadadores que tienen la enfermedad y conviven con ella. Hay muchas técnicas para conseguirlo. Yo entreno mucho. Hago entrenamientos específicos para controlar la capacidad respiratoria y para controlar esas pequeñas crisis que puedan aparecer en determinados momentos. Casi todos los días dedico un buen rato a hacer estos ejercicios respiratorios que, evidentemente los hago en paralelo al resto de actividades que forman parte de mis entrenamientos. 

¿Qué objetivos persigue dicha institución a corto y medio plazo?

Principalmente promocionar la investigación y que ésta llegue a todos los pacientes de nuestro país. Se trata de conseguir seguir unas mismas directrices de actuación con independencia del lugar en el que se encuentre el paciente. Creo que es algo muy importante porque hay planes nacionales para otras patologías, pero en el caso del asma éste no existía todavía. Que esto pueda conseguirse gracias al Instituto Nacional del Asma Grave es muy importante.

¿Crees que hay enfermedades que no tienen tanto apoyo institucional como otras y que por eso parecen invisibles en la sociedad?

Claro, y el caso del asma es una de ellas. Al final, el asma no se ve, es decir, aunque veas a la persona que lleva siempre todos sus tratamientos con ella, al final no ves la enfermedad como por ejemplo me ves a mi en silla de ruedas. Quizás esto es lo que hace que no se hable tanto de esta enfermedad.
No obstante, a pesar de que es cierto de que quizás no está tan representada en los medios de comunicación, luego los enfermos en el día a día sí que hablamos de ella porque la sufrimos y puede llegar a influir en las cosas que hacemos diariamente. A mí, por ejemplo, una crisis de asma me impidió acudir a un campeonato de España. 

Teresa Perales 2

¿Es la primera vez que ejerces de madrina en cuestiones relacionadas con el ámbito de la salud?

(Risas) Tendría que hacer algo de memoria… sí, en el ámbito de la salud creo que es la primera vez que ejerzo de madrina en un proyecto de estas características.

¿Se ha imaginado muchas veces cómo hubiera sido su vida si no necesitase silla de ruedas?

No, no demasiado; no hace falta. Mi vida después de tener que empezar a ir en silla de ruedas ha sido igual de buena que antes. Después, con la madurez que te da el paso del tiempo todas las experiencias que he vivido han ido a mejor. 

Realmente no he tenido necesidad de imaginarme mucho cómo hubiera sido mi vida sin silla. No sé cómo habría sido, así es que para qué imaginarlo.

El hecho de ser la deportista española con más medallas en la historia de los Juegos Paralímpicos, ¿pesa más profesionalmente o personalmente? (hay muchas personas que están en su misma situación y que al verla encontrarán posiblemente el aliciente que les falta para continuar).

Es algo muy bonito. En el ámbito profesional es algo que te pone en un estatus bastante importante. En el personal, que es el que más me importa, pesa sobre todo por el orgullo de mi hijo cuando me mira, cuando me llama campeona… esto está por encima de todo. Es la parte menos egoísta, menos vanidosa. En la parte personal pesa mucho, pero para bien. 

¿Qué significó para ti recibir el Premio Princesa de Asturias a los Deportes en 2021?

Es un momento que tengo muchas ganas que llegue, sobre todo el momento de la ceremonia oficial, por todo lo que supone. A título individual te puedes imagina lo que significa; lo feliz y orgullosa que me siento por supuesto. 

A nivel de grupo, de colectivo, como persona con discapacidad, como mujer deportista, significa mucho más. Hay pocas mujeres que lo han recibido; si no me equivoco soy la tercera mujer en ser galardonada. Ninguna persona, ningún deportista con discapacidad, lo había recibido antes. ¡Todo esto me hace sentir maravillosamente bien!

Espero estar a la altura para transmitir todo loque supone, sobre todo como derribo de barreras por encima de todo. Cuando ahora pienso en esa cría que con 19 años se quedó en silla de ruedas y recuerdo cómo la gente me miraba con lástima… nadie podía entonces augurar que no solo podía llegar a rehacer mi vida, sino que lo iba a hacer muy bien y que iba a llegar hasta donde he llegado. 

Creo que es un premio dirigido también a los soñadores, a los que un día se atreven a cambiar su destino, a escribir el guion de lo que quieren y a no dejarse llevar simplemente por la vida. 

¿Cómo es un día a día en la vida de Teresa Perales? 

Cada día es diferente al anterior. Cuando estoy en faena deportiva todo es más rutinario porque básicamente lo que hago es entrenar todo el día. Piscina, gimnasio, cardio, respiración… entrenar y entrenar. La verdad es que lo compagino bastante bien con la carrera profesional al margen de la carrera deportiva. 

A tu faceta profesional, se une tu papel de madre. ¿Ha sido fácil conciliar la vida familiar y profesional en tu caso?

No, no es fácil. A veces tengo la sensación de tener que estar constantemente jugando al tetris para conseguir encajar cada pieza en su sitio. A pesar de esto me gusta lanzar el mensaje de que realmente se puede, de que no eres mala madre por cumplir tus sueños; no eres mala madre por seguir trabajando y por tener ambición en el ámbito profesional. Es más, siempre he pensado que haciéndolo estoy trasmitiendo a mi hijo unos valores que están muy por encima, a veces, del tiempo que pase con él. 

Por supuesto que hay épocas en las que si estoy entrenando pues paso un mes fuera de casa, pero luego, cuando vuelvo, estoy todo el día con él. Estar con mi hijo es lo que más me gusta hacer en la vida; pasar tiempo de calidad, jugar, aprender, disfrutar… hacer de todo juntos. Creo que la conciliación, actualmente, al final es una cuestión de voluntad y de tener un soporte familiar que te ayude en ese camino. Yo tengo la suerte de contar con mi marido, con mi madre, con mi suegra, con mi hermano, que me ayudan y gracias a los que he podido tirar de todo y así la conciliación ha sido más fácil. 

¿Cuidas mucho tu alimentación?

Sí, es algo a lo que he dedicado mucha investigación; me encanta comer e intento hacerlo bien. Esto no quiere decir que si algún día me apetece un pastel no me lo coma y tan a gusto, pero en el día a día suelo cuidarla bastante, sobre todo porque mi filosofía es que si quiero que mi cuerpo rinda bien tengo que darle una buena materia prima. Me gusta cocinar y busco siempre que sean productos lo más naturales posibles e intento evitar alimentos procesados; si lo puedo hacer yo, pues mejor. 

De todo lo que has conseguido en tu vida, ¿qué es lo que te hace sentir más orgullosa?

De mi hijo. Lo he deseado siempre y es lo más bonito que tengo. También me siento orgullosa de haber conseguido cambiar el punto de vista de la gente. Al principio me miraban con lástima, solo veían la silla de ruedas, pensando en las cosas que no podía hacer. Estoy muy contenta de haber podido transformar esa mirada de pena en una mirada, de alguna manera, de orgullo. 

Para terminar, ¿querer es poder?

Sin duda. Siempre he dicho que la voluntad mueve montañas. Cuando de verdad quieres algo, tienes muchas más posibilidades de conseguirlo. Hay factores que evidentemente influyen y que hacen que quizás no lo logres a la primera o a la segunda, pero lo que está garantizado es que, si sigues insistiendo, a lo mejor no es mañana o a lo mejor de la manera en la que lo habías imaginado pero, al final, terminas lográndolo. 

Por mucho que llegues la primera a la meta, si no has disfrutado del camino no vale para nada. Lo más importante es que me sienta orgullosa en todo momento de lo que estoy haciendo; para mí eso ya es una medalla.