¿Sabes cómo se usan los aceites esenciales?

Lunes 25 de Enero de 2021

A pesar de que es en los últimos años cuando los aceites esenciales han incrementado su número de adeptos de manera exponencial, desde épocas ancestrales han sido considerados un auténtico elixir de bienestar.  Por lo tanto, aunque muchos los hayan descubierto ahora, forman parte de la sociedad desde hace siglos.  Su uso, aporta tranquilidad y equilibrio gracias a su aroma, al tiempo que sus propiedades puedan resultar beneficiosas para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Sin embargo, ni todos los aceites esenciales son iguales, ni todos se utilizan de la misma forma.  Para saber más sobre el tema, ¡el siguiente post te ayudará!

¿Qué son los aceites esenciales?

1,2,3… ¡responda otra vez! ¿A que parece una respuesta sencilla? ¡Pues en absoluto! Un aceite esencial es un extracto líquido, concentrado y complejo, que se obtiene por destilación al vapor de plantas aromáticas o de órganos de estas plantas (flor, hoja, madera, raíz, corteza, fruto, etc.) Es, por lo tanto, la esencia destilada de la planta aromática y se compone de un centenar de moléculas especialmente activas para la salud diaria. 

Algo importante que hemos de tener en cuenta es que no todos los aceites esenciales contienen los mismos componentes, ni las mismas propiedades, por lo que estandarizarlos es bastante complicado. De hecho, actualmente existen distintos tipos de aceites esenciales según su calidad. 

Aceites esenciales vs aceites vegetales, ¿son los mismo?

Existe la creencia errónea de que sí, pero debemos decirte que NO. Los aceites vegetales son sustancias que se extraen del fruto o de la semilla de las plantas. Están formados por ácidos grasos naturales, vitaminas, antioxidantes y oligoelementos, que ayudarán –según el aceite vegetal que sea- a hidratar, regenerar y nutrir la piel, entre otras muchas cuestiones. 

Los más conocidos son el aceite de almendra, el de argán, el de jojoba o el de rosa de mosqueta, entre otros. 

¿Cómo es su uso?

A través de la piel (vía tópica)

En cuanto a la aplicación tópica hay que tener presente que los aceites esenciales son muy irritantes, por lo que se deben utilizar diluidos en algún aceite vegetal y nunca se deben aplicar directamente sobre la piel.

A través del olfato (vía respiratoria)

Su consumo de esta manera es lo que da como resultado la conocida aromaterapia. En ella, los aceites esenciales se emplean para dar masajes terapéuticos como consecuencia del importante efecto relajante que se les conoce. 

A través del sistema digestivo (vía oral)

Antes de lanzarnos a consumir un aceite esencial debemos de tener en cuenta dos cosas:

  • No todos pueden consumirse. Hay que tener en cuenta que muchas plantas son tóxicas y se pueden utilizar por vía tópica pero nunca oral.
  • Debido a su sabor fuerte es necesario diluirlos en un vaso de zumo, en una cucharada de miel o una miguita de pan

Los aceites esenciales forman parte de numerosos productos cosméticos. Podemos incluir 2 gotas en nuestras dosis de crema facial para potenciar su efecto, para calmar las pieles sensibles, por ejemplo; o en el champú para prevenir y frenar la caída del cabello o para regular la seborrea. Además, diluyéndolos en algún aceite vegetal podemos obtener efectivos tratamientos para contusiones, golpes y todo tipo de lesiones musculares.

¿Alguna precaución especial para usarlos?

En términos generales, el uso de los aceites esenciales debe ser supervisado por un especialista (¡Nosotros estaremos encantados de ayudarte en cualquiera de nuestras farmacias I+!). 

Como precauciones generales:

  • Su consumo por parte de ancianos, bebés y embarazadas debe ser supervisado por un profesional, ya que hay aceites esenciales con propiedades que pueden no resultar beneficiosos para estos grupos poblacionales. 
  • ¡Ojo con los aceites esenciales que proceden de frutos cítricos! Tienen un efecto fotosensibilizante, es decir, si los aplicas sobre la piel y luego tomas el sol es probable que aparezcan manchas, erupciones en la piel o incluso quemaduras. 
  • Si eres alérgico, ¡tampoco olvides preguntar a un especialista!
  • La ingesta de aceites esenciales puede producir intoxicaciones graves.
  • Deben estar siempre fuera del alcance de los niños.

¿Has probado alguna vez los aceites esenciales? ¿Los recomendarías? ¿Cuál es tu favorito?

¡Recuerda que ante cualquier duda, lo mejor es que consultes con un profesional que pueda ayudarte! ¡En Farmacia I+ puedes encontrar a los mejores!