NUTRICIÓN Y SISTEMA INMUNOLÓGICO, DOS VIEJOS CONOCIDOS

Martes 20 de Octubre de 2020

Si importante ha sido siempre contar con un sistema inmunológico sólido, con la llegada del COVID-19 a nuestras vidas, este tema parece haber cobrado una trascendencia aún mayor. En este sentido, la nutrición tiene mucho que decir. Por ello, en las siguientes páginas te ayudaremos a darle forma a una cesta de la compra construida para gozar de buena salud. 

¿Cuál es la función real del sistema inmunológico?

Hablar del sistema inmunológico es hacerlo de un sistema bastante complejo que trabaja en colaboración con otros sistemas de nuestro organismo con el objetivo de conseguir protegernos de posibles agresiones. Nuestro cuerpo cuenta con un sinfín de herramientas con las que hace frente a todas las sustancias nocivas que proceden del mundo exterior; entre ellas se encuentran, por ejemplo, la piel las mucosas.  Cuando esas sustancias extrañas logran atravesar estas primeras trabas que ofrece el sistema inmunitario es cuando entran en escena otros mecanismos del sistema inmune.

A la hora de conseguir que nuestro sistema inmunológico permanezca inamovible frente a virus y bacterias que vengan a poner nuestro organismo y nuestras vidas patas arriba, la nutrición adquiere un papel especialmente relevante, ¡y más en los tiempos que corren!. Así, y a pesar de que una dieta saludable puede hacer muchísimas cosas en nuestra vida, lo que no puede es prevenir que un patógeno como el coronavirus entre en nuestro cuerpo. (Recordemos que eso solo podemos hacerlo siguiendo las recomendaciones de las autoridades sanitarias). 

Eso sí, apostando por una alimentación equilibrada y saludable conseguiremos aportar a nuestro organismo los nutrientes esenciales para fortalecer el sistema inmunológico y que éste pueda enfrentarse de la mejor manera posible a los patógenos que le ataquen y salir victorioso. 

¿Entonces?

Llegados a este punto, lo que debe quedarnos claro, por lo tanto, es que si queremos conseguir que nuestro sistema inmunológico funcione como un reloj, debemos prestar especial atención a nuestro cesta de la compra. ¡Te ayudamos!

1.- ¡Al rico color!
Nada como apostar por un color que aporte calidez a nuestros platos. Elige entre calabazas, batatas, zanahorias, mangos… todos son alimentos ricos en beta caroteno, cuya eficacia ha quedado más que demostrada a la hora de proteger los pulmones. ¿Prefieres las naranjas, el tomate o el brócoli? ¡También puedes elegirlos!

Sistema inmunológico (II)_Farmacia I+

2.- Sol + vitamina D= éxito seguro.
Esta combinación es la más importante para conseguir que nuestro sistema inmunológico haga frente a todas las infecciones con las que se encuentre. Los alimentos que contienen un elevado índice de vitamina D son los hongos (¡aprovecha que estamos en temporada!), los pescados grasos como el salmón y los huevos. 

3.- Vitamina C, el mejor aliado.
¡Qué razón tenían nuestras madres y abuelas cuando nos repetían una y otra vez que la vitamina C no podía faltarnos! Y es que si llenamos nuestra dieta de alimentos como frutas cítricas, arándanos, brócoli, tomates y pimientos morrones, estaremos dotando a nuestro sistema inmunitario de un arma invencible. 

Sistema inmunológico (I)_Farmacia I+

4.- ¿Hay bacterias buenas?

Seguro que cuando has oído hablar de ellos ha venido a tu mente esta pregunta. Haberlas, haylas. Los probióticos y prebióticos son bacterias buenas que lo que hacen es promover la salud. De manera natural puedes encontrar los probióticos en alimentos fermentados como el yogur; lo prebióticos, por su parte, se localizan en los vegetales, las frutas, las nueces, las semillas y los granos enteros.

5.- El zinc, el gran desconocido.
Es muy probable que nunca hayas reparado en la importancia que tiene este elemento para nuestro organismo. Puedes encontrarlo en alimentos muy variados como la carne, los mariscos, el germen de trigo, los frijoles o el tofu. ¿Sabías que participa, además, en la cicatrización de las heridas?

Sistema inmunológico (III)_Farmacia I+

Como verás, y aunque cuando pensemos en fortalecer nuestro sistema inmunitario pueda parecernos que estamos ante algo muy complejo, tampoco lo es tanto. A nuestro alcance contamos con numerosas herramientas capaces de dotar a nuestro organismo de las armas suficientes como para salir victorioso ante cualquier agente externo dispuesto a desestabilizarnos nuestra vida.