ESTE VERANO, ¡CUIDADO CON LA OTITIS!

Martes 14 de Julio de 2020

¡Qué casa con niños no ha sufrido una otitis durante el verano! Y es que, a pesar de que estamos ante una enfermedad que cada año puede llegar a afectar a un millón de personas, los niños son los más vulnerables ya que, además de pasar muchas horas en el agua, sus trompas de Eustaquio son más cortas y los agentes infecciosos alcanzan con mayor facilidad el oído medio, zona en la que tiene lugar esta inflamación. La otitis es bastante molesta y puede llegar a ser muy dolorosa, por lo que incluso puede llegar a estropearnos las vacaciones. Por eso, hemos preparado una serie de sencillas recomendaciones para prevenir su aparición y poder seguir disfrutando de estos días de descanso.

Post Otitis_Farmacia I+

1.- Lo principal es evitar la entrada de agua en el conducto auditivo. Por ello, lo mejor es evitar sumergirse demasiado cuando estemos en la playa o en la piscina. ¡Mejor prevenir que curar!

2.- ¡Limpia con cuidado tus oídos! No uses bastoncillos en el interior del conducto auditivo externo. Los bastoncillos eliminan la capa de cera que protege el oído evitando que los gérmenes se asientes. Si crees que tienes un tapón de cera, lo mejor es que acudas a un especialista que te lo pueda extraer, aunque lo normal es que la cera vaya fluyendo hacia fuera sin mayores problemas.

3.- Acude a piscinas donde tengas una garantía mínima de que el agua ha sido tratada de forma adecuada. Si estás en la playa, las mejores condiciones se dan cuando ésta tiene bandera azul. 

4.- Después del chapuzón, seca suavemente el oído con el pico de una toalla o con una gasa. 

5.- Si tu peque tiene tendencia a sufrir otitis y puedes elegir, lo mejor es que os decantéis por la playa en vez de por la piscina. 

Post otitis (II)_Farmacia I+

6.- Cuando los niños tienen tendencia a sufrir otitis y se bañan en la piscina, lo mejor es que, aunque esté bien, use tapones. Eso sí, ¡necesitarás importantes dosis de paciencia para lograr que se los pongan!

7.- ¿Tiene dolor? Lo mejor es que acudas a un pediatra para que pueda valorar la situación. Solo él podrá prescribirte el tratamiento que más le convenga. 

8.- Es fundamental evitar la piscina mientras dure el tratamiento para atajar la otitis. ¡Nada de prometer no meter la cabeza bajo el agua! En niños pequeños es algo bastante poco realista que vaya a pasar, por lo que es mejor prevenir la tentación.

9.- ¡Y algo importantísimo! La infección ha de curarse totalmente ya que, si no se ha tratado de manera correcta, es posible que vuelva a aparecer con más agresividad. En este sentido debemos ser constantes con los más pequeños de la casa ya que es muy probable que en cuanto se les pase el dolor querrán volver a bañarse.

¡Prevención y a disfrutar!